domingo, 14 de noviembre de 2010

HISTORIA DEL BARRIO DE SISTRELLS


El Barrio de Sistrells de Badalona está situado en el Cerro de Caritg, lo que trajo como consecuencia que se extendiera la edificación por encima de la autopista.

En núcleo urbano, situado al norte y noroeste del Turó, tiene como apéndice una franja paralela a la autopista que permite la existencia de una zona deportiva. Los barrios vecinos son: La Salud, Lloreda, Nova Lloreda, Raval y Can Claris.

Administrativamente los límites del barrio los definió el Ayuntamiento de Badalona el 19 de febrero de 1.980 con la siguiente descripción literal: “Prolongación Avda. Cartig, Avda. Caritg, Solsona, Lepant, Avda. Lloreda, Pintor Pau Picasso, Avda. Catalunya, Antic Camí de Can Cabanyes hasta llegar a la prolongación ideal de la confluencia de las calles Canigó y Jocs Florals, y la autopista, comprendiendo las zonas libres existentes en este sector.

Situado en la llanura de pie de monte de la franja litoral con la clásica inclinación hacia el mar, donde en la parte sur del barrio se produce el contacto escarpado con la llanura del Delta del Besòs. Los materiales que constituyen el suelo son arcillas rojas y barro. El sustrato del suelo está constituido por conglomerados terciarios hacia la zona del Cerro del Caritg. Estas colinas están alineadas paralelamente al mar en la mitad de la vertiente de pie de monte (Cerro de l’Enric).

La superficie del barrio es de 37’75 Ha. O bien de 377.500 m2.

b) Algunos datos históricos.

Antiguamente el llamado barrio de Sistrells era de una considerable extensión, muy superior a lo que actualmente es reconocido como tal.

En el siglo XVIII se reconocía como Sistrells una amplia zona que aproximadamente, abastece todo el espacio entre el que ahora es el barrio y la Torre Pallaresa en Sta. Coloma, pasando por la Salud, Montigalà, Lloreda, Puigfred, y la Paz, Llatí, La Bastida, etc., en Santa Coloma de Gramenet.

Las urbanizaciones que dieron lugar al barrio no adoptan el nombre de Sistrells (p.e. Bachs, Latrilla, etc.) pero, poco a poco, es la propia gente que la adopta seguramente a partir del nombre del antiguo camino que pasaba (Camí de Sistrells) y otros elementos no bien conocidos.

El Ayuntamiento, en el año 1.980, le otorga el nombre popular que ya poseía y deja definidos los nuevos límites.

La actual barriada de Sistrells toma el nombre que antiguamente había designado una zona más amplia de este sector de la ciudad.

Más que un núcleo de población se trataba de masías dispersas dedicadas a la labranza. Según descripción del Dr. Antoni Montserrat, hecha el año 1.798: “Barrio Cistrells.- Cuenta este barrio, 28 casas con 75 personas, entre ellas, a una hora de camino, a la parte de Septemtrión, la torre Pallaresa, casa digna a examinar con toda atención, es propia de Dª. Teresa Tamarit y Aguilar y por consiguiente es regular que su archivo informe detalles como: Tienen encima de la puerta del barrio las armas de la casa Cardona. La principal es labrada. En él según unos pilastros que forman un claustro, la escalera de piedra labrada, encima de la puerta unas armas pintadas llenas de fajas; en la sala muchos cuadros, tan rotos y desfigurados, que sólo por armas que tienen, manifiestan ser de la ascendencia de Cardona y a un lado de la misma sala, encima de otro portalito, las armas de la dicha casa en un mármol blanco con el lema: “Omne solum forti patria est”. A la parte de Oriente hay una capilla pública que entre otras antigüedades manifiesta a un lado de la puerta, esculpida una inscripción”.

La configuración actual del barrio como una zona urbana es muy reciente.

El año 1.958 encontramos ya documentados las primeras edificaciones al lado derecho de la zona militar del Cerro del Caritg.

Las primeras construcciones de la zona se encontraban ubicadas a lo largo de la actual calle Olivera de Sistrells. La zona sur de esta calle y a mano derecha, la urbanización conocida con el nombre de Casals, y al lado de levante de la misma zona la urbanización Latrilla. Más al norte se situaba la urbanización Bachs. Alrededor de estas primeras edificaciones se irán construyendo a partir de los años 60, viviendas unifamiliares, la mayoría de autoconstrucción y con ciertas zonas de barraquismo.

La franja de casas paralelas al lado de la autopista es un ejemplo claro del tipo de viviendas de construcción predominante en la zona.

En la actualidad se encuentra urbanizado todo el sector de levante del barrio, conservando la zona de poniente, el Turó de Caritg, su carácter de zona verde.

El barrio de Sistrells, es al igual que muchos otros de la periferia metropolitana, un área que ha crecido fuertísimamente en los años 50-60 debido a la gran afluencia migratoria.

Un sitio que había nacido como lugar de veraneo de los badaloneses de los años 20 con buenas vistas sobre la ciudad y el mar, se convierte rápidamente, por su proximidad al centro, en un barrio más de la ciudad.

El barrio que nació a la vera de una riera que la ha utilizado como vía de acceso y se ha convertido en su calle principal, es hoy uno más del rosario de barrios de la parte alta de la ciudad de posición geográfica y formación histórica parecidas. Estos barrios por su formación autónoma se hace muy difícil de ligar entre sí y tienen sus principales problemas precisamente en esta falta de estructuración general.

El barrio de Sistrells, en el Valle  del Cerro de Caritg más próxima al centro de Badalona ha organizado una trama de calles perpendiculares a su eje principal, la calle Marià Benlliure. Mientras que la trama de calles se ha desenvuelto en cotas bajas el crecimiento ha estado más organizado, mientras que los tramos más altos se dan procesos próximos a los conocidos como de urbanización marginal. En efecto mientras en la parte baja encontramos calles de “la casita y el huerto” de los años 20, casitas para el verano de la clase media, a medida que aprieta la avalancha inmigratoria comienzan a observarse casas auto construidas sobre parcelas alquiladas que el usuario acabara comprando finalmente.

Si el barrio desde el punto de vista edificatorio sigue unas ciertas pautas de crecimiento a partir de las trazas que define la calle Marià Benlliure, lo que se hace más dificitario es su nivel de equipamientos. Fue construido en un momento en que nada más se podía responder a la demanda de residencia. Y ahora cuando el barrio está acabado, es cuando se aprecia más la dificultad de localizar los equipamientos y los espacios libres de los que esta falto.

Mientras que las dificultades de una defectuosa urbanización les ha ido salvando en el tiempo, resulta que Sistrells no tiene ni una plaza propia con la que identificarse, por poner un ejemplo.

La tesis fundamental que tendría que tener este barrio, sería la de reequipar al barrio a partir de los espacios de su perímetro, espacios nunca entendidos como sus fachadas cara al exterior que se tendrían que construir. Estas nuevas fachadas del barrio tendrían que utilizarse para mejorar las condiciones residenciales, de equipamientos y de espacios de uso público del barrio.